Katz

KATZ es el fanzine estandarte del Studio Kat.

KATZ es un fanzine de periodicidad anual. Coincidiendo con el Salò del Manga, nos liamos la sábana a los gallumbos y nos embarcamos en un proceso de suicidio creativo y económico con un fanzine de tirada excesiva. Cada número presenta una portada con el preludio a la serie, película o género que parodiamos dentro. Pero una vez abierto, no hay vuelta atrás: en KATZ aparecen toda clase de tiras que aunque parezcan inconexas van desarrollando la trama (¿trama?) hasta el apoteósico final. O eso dicen por ahí. Desde el segundo número. Ejem. ¿Influencias? Mondo Lirondo, Dimensión Paralelos, B3, las películas en las que salen nazis, las lolis, nuestro propio intelecto superior, las ideas que robamos de otras cosas en papel y todo el manga que jamás ha existido y existirá. Toma ya.

Una combinación de parodias de las series de moda, alternadas con tiras cómicas de personajes propios, que siempre la lían y pretenden destruir el mundo o, en su defecto, el fanzine. Si miramos los KATZ uno por uno distinguiremos las modas de cada año. Somos unos vendidos, vendidos al dinero. Kill Bill, Final Fantasy, Evangelion, Shonen Jump (Death Note, Amasando Japan), Kingdom Hearts, los magos, los zombis, los mechas... son solo un ejemplo de las tendencias del manga en España. Si algo lo petaba, ahí estábamos nosotros para parodiarlo.

Aparte de plagiar los éxitos, si algo hemos amado a lo largo de nuestra trayectoria ha sido dibujar historias de humor, absurdas e hilarantes.