Oye, que Feliz Navidad

¡Ay! Este blog, antaño nuestro ojito derecho, se muere con el florecimiento de nuestras redes sociales. No muere porque queramos, ES QUE YA OS TENEMOS ALLÍ, CERQUITA. Así que nuestro propósito de año nuevo es volver a escribir por aquí al menos una vez a la semana, por el recuerdo de una etapa en que Internet tenía sentido. ¡Aunque sean dos líneas!

Y Feliz Navidad, con la imagen de un tebeo que ni siquiera es nuestro (¡pero es muy divertido, y el montaje lo hemos hecho nosotros!).